Mensaje del Obispo de Arecibo para la Epifanía 2018

«¿Dónde está el Rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella y hemos venido a adorarlo» (Mt 2, 2).

Al igual que los Reyes, en nuestra travesía por el Puerto Rico del 2018, volvemos a preguntarnos, ¿Dónde está Dios?

El deseo de adorarlo sigue inscrito en nuestra misma naturaleza humana, pues tenemos, muy en lo profundo de nuestro ser, la sed de Dios. Pero emprendemos la travesía de nuestras vidas, en busca de llenar ese vacío con el rey equivocado: el dinero para ostentar en vez de ayudar, el trabajo para acumular poder en vez de para compartir y forjar la justicia, la casa para poseerla en vez de para vivirla y hacer de ella el hogar de nuestra familia.

Ahora, hemos visto su estrella. La hemos visto en el rostro de los afligidos por el huracán María, que nos recuerdan las injusticias sociales que por años permitimos. La hemos visto en las luchas diarias que como familia hemos tenido que enfrentar.

Sigamos esa estrella que nos guía hacia el auxilio del necesitado, hacia el abrazo solidario en nuestras familias, a imitar las virtudes de la familia de Nazaret.
Que en el 2018 podamos proclamar que hemos podido ver su estrella y vayamos a adorarle, con el regalo de nuestra propia vida, en la Misa, en el pesebre del encuentro dominical.

Con mi bendición y felicitación,
+ Daniel Fernández Torres
Obispo de Arecibo

Imagen: Visita de los Reyes Magos de Juana Díaz a la Catedral de Arecibo / Foto Rafy Colón

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios