Llevan compra y comida caliente

Tanto en Hatillo como en Vega Baja, como en los 16 municipios que componen la diócesis de Arecibo, los católicos siguen saliendo a la calle a ayudar.

Bajo un fuerte aguacero que los sorprendió ayer a mitad de camino, el Padre Jorge Yamil Morales siguió a pie, en su empeño de llevar comida a los necesitados.

“La primera semana descubrimos que teníamos línea telefónica en donde se podían hacer llamadas a Estados Unidos e internacionales y viendo la desesperación de los ciudadanos por comunicarse con sus familiares en el extranjero, decidimos permitirles hacer una llamada”, relató el sacerdote al describir el “letrero improvisado” en la entrada de la parroquia. “Luego, el miércoles de la pasada semana, había escuchado hablar de varias comunidades que habían sufrido mucho en Vega Baja, sobre todo, a causa de las inundaciones. Una de esas comunidades fue Los Naranjos, donde la inmensa mayoría de las personas, por hacer un estimado, unas 300 familias perdieron todas sus pertenencias a causa de la gran inundación y los fuertes vientos. Fue que decidimos, aunque no entraba dentro de los límites parroquiales, pero por tratarse de vegabajeños y en definitiva de hermanos, que decidí hacer una comprita para prepararles, al menos, una comidita. Sin embargo, al otro día, al finalizar la misa al comentarles lo que había hecho con un matrimonio de la iglesia y sus tres nietas, inmediatamente los feligreses poco a poco se fueron contagiando, al punto de que sin mucha promoción se fueron enterando y todos los días me traían comida o sus donativos en metálico. Esto lo vi como un apostolado que la Madrecita, la Virgen María nos había colocado, ya que coincidió con la Novena a nuestra patrona Nuestra Señora del Rosario, cuya fiesta celebramos el pasado sábado, 7 de octubre”, explica el Padre Jorge Yamil.

Al día de hoy, distribuyen unas 150 comidas todos los días. Para la elaboración, se organizan todos los días un grupo de voluntarios y otro grupo sale a eso del mediodía a distribuirlas, también voluntarios de la parroquia y jóvenes de otras parroquias de Vega Baja, estudiantes, en su mayoría universitarios, “que no están tomando sus clases y que han querido invertir un poco de su tiempo a este servicio”.

Al momento, en esta parroquia se han elaborado y distribuido sobre mil comidas a los damnificados. También se ha organizado un pequeño centro de acopio, donde ya se han ido entregando personalmente en estas comunidades la ropa y los artículos de primera necesidad.

“Todos estos servicios, al momento, han sido posible a la generosidad de los feligreses de nuestra parroquia, a varios supermercados de Vega Baja (Taveras Self Service, Unión Coop Cash & Carry, Selectos del Bo. Sabana), también una colecta de unos estudiantes y profesionales, ex compañeros de mi hermana de la Universidad Texas A & M y otros donativos anónimos. Los mismos suman casi $3 mil. Esto sin contabilizar la gran cantidad de alimentos que todos los días hacen llegar los feligreses para la preparación de las comidas. Todo ha ido llegando de modo anónimo y sin haber pedido un centavo para este fin”, prosigue.

En la Parroquia Nuestra Señora de la Guadalupe conocida por su Santuario de Schoenstatt en Hatillo, el panorama es similar.

“Estamos llevando compra a las familias que han perdido sus casas y ahora a personas incluso que han quedado sin trabajo. También le estamos llevando comidas a personas que están impedidas, ancianos y familias que han sido afectadas grandemente con sus casas y no tienen posibilidad de comer caliente”, relató el Padre Luis Colón.

“Estamos repartiendo ropa para niños y adultos, zapatos y otros tipos de prendas de casa y de vestir. Durante la crisis de combustible, llevábamos a las filas kilométricas comida y agua a la gente”, prosiguió el Padre Luis.

En la Diócesis de Arecibo, la ayuda se está ofreciendo a través de las 59 parroquias ubicadas en los 16 municipios de la zona norte central de Puerto Rico. Para los teléfonos de las parroquias, visite www.diocesisdearecibo.com/parroquias o pase por su templo católico más cercano para más información.

(FOTOS: Feligreses católicos distribuyendo los alimentos)

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios