Clausura del Año de la Familia y quinquenio del Camino Pastoral Diocesano

El plan que comenzó hace 5 años como un camino para las 59 parroquias con sus 230 capillas de la Diócesis de Arecibo, ya está rindiendo frutos.

Se trata del Proceso Pastoral Diocesano, dividido en quinquenios y que en este mes de noviembre clausura esta primera etapa, junto con el cierre de la celebración del Año de la Familia.

Durante el periodo de 5 años, se puso énfasis especial en las celebraciones de un tema anual: la Fe, la Palabra y la Oración, la Eucaristía, la Misericordia y el Servicio, y la Familia.

Los resultados son muchos. Se levantó la estructura del Consejo Pastoral Parroquial y el Consejo Económico en cada parroquia, se trabajó arduamente en la zonificación y establecimiento de las “Pequeñas comunidades”, “Asambleas familiares”, visitas a todos los hogares de las parroquias y el establecimiento de Cáritas parroquiales para coordinar la ayuda a los pobres. Este último, ha estado activo durante la crisis provocada por el paso de los huracanes Irma y María.

A su vez, se estableció una formación para los agentes de pastoral familiar, talleres para divorciados y vueltos a casar, un currículo de familia en las escuelas católicas de la Diócesis de Arecibo, así como una conciencia más activa sobre la importancia de la asistencia a la Celebración Eucarística.

Asimismo, se estableció el Preseminario de Arecibo y los talleres vocacionales, donde asisten decenas de jóvenes todos los meses en busca de respuestas ante la posibilidad de que Dios los esté llamando al sacerdocio.

Además, se trabajaron las campañas mediáticas a través de la Oficina de Comunicaciones con los lemas “Ve a Misa”, “Yo decidí ser sacerdote”, “Trabajemos por una familia unida”, “Comparte tiempo con tus hijos” y “Mi familia y yo serviremos al Señor”.

“El Señor ha estado grande con nosotros en este caminar. Sabemos que todavía nos falta mucho Camino por recorrer, pero confiamos que nos seguirá dirigiendo para que nuestro trabajo rinda los frutos para su Gloria”, concluyó el Vicario de Pastoral de la Diócesis de Arecibo, el Padre Adrián Jiménez Ortiz.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios