Hoy: Fiesta de vocaciones boricuas en la Diócesis de Arecibo

Dos nuevos sacerdotes, 3 diáconos rumbo al sacerdocio y un fraile de votos perpetuos son las nuevas vocaciones en la Diócesis de Arecibo.

Por un lado, el seminarista puertorriqueño Héctor Iván Flores se ordenará sacerdote hoy, 4 de agosto, a las 7pm, en la Catedral San Felipe Apóstol.

Allí, la fiesta es triple, pues también avanzarán un paso más los seminaristas Josué Efraín Colón y Diego de la Texera, que se ordenarán diáconos. La primera Misa del padre Héctor será el domingo, 6 de agosto, a las 10am, en el Santuario Señor de los Milagros en Arecibo.

Por otra parte, mañana 5 de agosto, a las 5pm, se ordenará sacerdote el hoy Fray Miguel Vélez, de los Esclavos de la Eucaristía y María Virgen, en la Capilla Santa Rosa de Lima en el Barrio Pajuil de Hatillo. Ese día, Fray Francisco Traverso se convertirá en diácono, también camino al sacerdocio.

El 12 de agosto, a las 10:30am, en la Parroquia Nuestra Señora de la Guadalupe en Hatillo, realizará su profesión perpetua el fraile puertorriqueño Javier Avilés, de los Esclavos de la Eucaristía.

Para quien será conocido como el Padre Héctor, “el ‘llamado’ llegó siendo muy joven”. “Terminada la escuela superior, fui admitido en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras. Como joven, creía tenerlo todo”, relata. Sin embargo, cada vez que escuchaba algún testimonio vocacional, se inquietaba. Admite que “en ese momento, solemos fijarnos más en las renuncias que en las gracias que se podrían recibir por parte de Dios”. Finalmente, su respuesta nació de “sentirme profundamente amado por Dios”.

“Dios pone en mis manos una tarea de grande envergadura y por esto me siento contentísimo; podré ahora luchar por mi santificación trabajando más directamente por la de los fieles”, dijo, por su parte, Diego de la Texera.

Josué Efraín Colón dice sentir “temor, porque el don que el Señor me confía, con toda verdad, es grande y se contiene en vasos frágiles que he de cuidar con esmero; y, por otra, confianza porque el mismo Señor que me llama es fiel a sus promesas y no me abandonará”.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios